Cada curso trabaja una cantata escrita, encargada especialmente a un compositor andaluz para que adapte la música al libreto de un cuento musical con el objetivo de que pueda transmitir valores de convivencia e igualdad social además de los palos flamencos, transmitiendo nuestro legado musical cultural.

Es una obra musical para ser cantada con el acompañamiento de una orquesta de guitarras y percusión. La orquesta estará formada por los alumnos/as de los Conservatorios y las Escuelas de Música de cada municipio. Asimismo, el coro estará formado por los alumnos/as de primaria de los distintos colegios, junto con los alumnos/as de los grupos de coro de la Escuela de Música y los  Conservatorios.

Los profesores colaboran no sólo en la preparación de cada parte sino de forma activa en los encuentros trimestrales y en la función final, de modo que sirven de apoyo a su grupo. Con el fin de aunar en un mismo proyecto las diferentes expresiones artísticas que puedan desarrollar en el alumnado la creatividad, este cuento musical integra una coreografía: la danza y el movimiento unido a la música como fuente de expresión.